sábado, 12 de enero de 2008

Vulgaridad


Vosotros, ebrios onanistas, quizá no le habéis dado importancia, pero se ha muerto, como del rayo, Ángel González, uno de los grandes últimos grandes poetas en castellano.

Dios, que es un vulgar analfabeto matapalestinos y quemacientíficos, ha decidido que sobraba en el mundo y le ha hecho un contrato de becario en ese sitio donde van los poetas con barba cuando se mueren.

Os dejo un poema suyo, por incordiar. Cuando se quiere provocar, hay que dejar a los que saben. (Foto extraída de El País)



CANCIÓN, GLOSA Y CUESTIONES

Ese lugar que tienes,
cielito lindo,
entre las piernas,
ese lugar tan íntimo
y querido,
es un lugar común.

Por lo citado y por lo concurrido.

Al fin, nada me importa:
me gusta en cualquier caso.

Pero hay algo que intriga.

¿Cómo
solar tan diminuto
puede ser compartido
por una población tan numerosa?
¿Qué estatutos regulan el prodigio?


Technorati Tags:, ,
Generated By Technorati Tag Generator

2 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

Por el poema intuyo que este señor también era un ebrio onanista.

Descanse en paz señor chanquete.

maribel dijo...

jajaja si eso, parece, pero no llego a comprender el poema... :D no, en serio. alguien quiere explicarlo?