sábado, 8 de marzo de 2008

Leoncio


Muchos de vosotros conoceréis la historia de Leoncio. De Léon Degrelle.

Su biografía la resumo brevemente. Es un pollo belga nacido en 1906 y que, tras diversas cosas en su vida (y como no había Playstation) crea el movimiento del Rexismo (Cristo Rey) en los años 30. Llegan los nazis en 1940 y el pollo en cuestión, tras ser detenido por los alemanes, se convierte en un admirador de Hitler. Crea una división de combate de apoyo al ejército alemán (la Legión Valonia) que se integra después en las fuerzas de combate de la SS.

En esto que Alemania pierde la guerra y el tío, por esas cosas del destino, se encuentra en Escandinavia cuando los gerifaltes que quedaban del nazismo firman la capitulación. Por causas y azares llega a España. Un tribunal internacional le condena a muerte y piden su extradición. Franco dice que nanai y le dicen que o lo hace o le meten un frigodedo en el culo. Entregan a otro tío diciendo que era él, pero no cuela.

Total, que el tipo se pasea libremente por España -consigue la nazionalidad- acude a mítines y encuentros fascistas y se dedica a escribir propaganda nazi. Muere en Málaga, concretamente en 1994. En la provincia, muchos lo recuerdan como un buen hombre.

Incluso hay una asociación que se reivindica como "Asociación Cultural Amigos de Léon Dregrelle". Sí, Jesulín, España es así.

Technorati Tags:, ,
Generated By Technorati Tag Generator

4 comentarios:

José María dijo...

Que alguien me explique la "GRAN FRASE..." de esta semana please.

Andres G. Latorre dijo...

Significa que de las cosas que pasan en la vida, al final, sólo nos quedan las palabras, los recuerdos.

Al final, de las grandes cosas, no tenemos más que palabras que no encierran nada.

Es la frase que cierra El nombre de la rosa, de Umberto Eco.

MIGUELÓN dijo...

No entiendo porque se llama "Asociación cultural". Después nos quejamos que otros países protejan a etarras, cuando, nosotros, protegemos a elementos como éste personaje.

Me encanta el nombre de la rosa, aunque la mitad del libro esté en latín, y que me pegaría un tiro antes de pasar quince minutos charlando sobre la política de fichajes del levante B con fray guillermo. Umberto eco, como bien sabes la escribió fumando porros. Me perturba el péndulo de Foucault, es evidente que para este libro se paso a los transquis, que ya están de moda, y a los pikachus.

vespinoza dijo...

Como si en España no hubiera suficiente con los nazis autóctunos, vamos y nos dedicamos a traerlos de importación