jueves, 24 de abril de 2008

Isla de Cabrera


De vez en cuando es bueno recordar que nosotros también somos unos pequños monstruos.

recientemente recordé el caso de la Isla de Cabrera. Es una historia divertida que a los franceses les jode mucho. Pero, no sé, ellos nos ganan al fútbol. Una cosa por otra.

Resulta que en la batalla de Bailén, las tropas españolas coge a un montón de gabachos (más de 10.000). Después de estar haciendo el cocacola unas semanas, se los llevan a la isla de Cabrera para que no se escapen. Allí llegan unos 9.000, abastecidos semanalmente con pan y agua. Estuvieron cautivos cinco años en la isla, y sólo sobrevivió uno de cada tres. Pero lo mejor es que, en esas condiciones, con sólo unas cuantas habas como producto de lujo,proliferó el comercio entre ellos, levantaron dos teatros y una especie de escuela. Muertos de hambre, desarrapados, pidideron a las autoridades españolas que su situación mejorara en algo... y les mandaron un cura.

Y es que el aburimiento es muy malo. En la isla, que alberga un parque natural, les han hecho un pequeño monumento. Más información.

2 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

si los cabrones fueran ladrillos el mundo sería un castillo

vespinoza dijo...

Si les mandaron un cura ya solo necesitabam los globos para escapar de la isla