jueves, 21 de agosto de 2008

No siempre salen las cosas como queremos


Los planes a veces se tuercen. Los resultados finales no son siempre lo que esperábamos. Como sermón sacerdotal la verdad es que esto es bastante cutre, no así la historia que lo ilustra: la de la actriz Lupe Vélez

Esta actriz mejicana comienza a trabajar en los años 20 en Hollywood. Su primera película importante fue El Gaucho (1927). Tras una suerte de éxitos, causas y azares llegamos a 1944 en el que, ya como una estrella en declive y embarazada de un señor que no quiere casarse con ella, decide suicidarse.

Ella planea quitarse la vida como una diosa. Se maquilla y se acuesta desnuda en su cama, que rodea de flores, e ingiere una gran cantidad de pastillas. Pero, oh dolor, oh soledad, oh campos mustios collados...

La sobredosis le revuelve el estómago y, cuando se dirige al lavabo, vomita, tropieza pisando sus propios fluidos. Se golpea la cabeza y muere ahogada con la cabeza metida en el váter, donde la encontraron, con el maquillaje completamente corrido.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

jodeeeeeeer, hecha de cartón como la vida misma...

Lo hace queriendo y no le sale, es como cuando Andrés pretende llegar temprano y resulta que se encuentra con uno que se estaba quitando... y demás escusas chiquilicuatres.

Soy el Charpa y por cierto andrés no llega tarde, llega a la hora que le sale de los cohones.

Andres G. Latorre dijo...

Una nueva cruzada charpante?

MIGUELÓN dijo...

creo ella obtuvo lo que se merecía

maribel dijo...

q historiaa!!! por querer tener una muerte glamourosaaa tuvo una muerte asquerosa, indigna y ridiculizanteeee......
la muerte...
como la vida mismaaa

DraGoNBaBy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DraGoNBaBy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.