lunes, 22 de septiembre de 2008

Inapreciables


Me gustan las cosas que significan ellas mismas y sus contrarias. me encantan los símbolos que, en su ambivalencia a prueba de tontos, se combaten a sí mismos.

Hablando con el artista cubano-gaditano Tony Carbonell me comentó que la figura de José Martí es símbolo tanto de los castristas como de los anticastristas. Ambos grupos invocan para sí el papel de defensor de la patria del bueno de Martí (ya sabe, planto una rosa blanca...). Unos por su combate por una Cuba independiente, otros por su lucha por la libertad.

Ahora que se invoca, por la película (yo no he escapado), la figura del Che Guevara, es bueno recordar a José Martí. Desde el exilio en EE UU y Lationoamérica planificó la invasión y liberación de Cuba del ejército español. Murió en batalla en 1895, pero sus manifiestos sirvieron para animar a los ciudadanos del país a seguir levantándose en armas contra España. La ayuda yankee hizo el resto ("si echamos a los españoles con la ayuda de los yanquis, luego tendremos que echar a los yankis", dijo con bastante clarividencia).

Y además, dejó preciosas composiciones. Me quedo con una frase suya que reza:

 "El verso, por donde quiera que se quiebre, ha de dar luz y perfume"

1 comentario:

Andres G. Latorre dijo...

Dios, he tenido que borrar tres comentarios a este post y, curiosamente, ninguno se refería ni a poesía ni a historia ni a política.

El ser humano es extraordinario.

PD: NO PUEDES...PASAR recuerda que en este gigantesco foro no se permiten mensajes anónimos de tono ofensivo.