viernes, 6 de marzo de 2009

My name is rabbit

Con la crisis es cierto que es muy difícil arrostrar el día a día. Pero podría ser peor. Podría usted estar en paro, tener una docena de hijos, que no le respete su esposa y, además, ser un conejo. Ésa es la cruda realidad expresada en este corto de denuncia social.

1 comentario:

MIGUELÓN dijo...

lo vi¡¡ lo vi¡¡ genial¡¡¡