viernes, 27 de marzo de 2009

Qué bueno, qué bueno

Una de las cosas que más me molestan en el mundo es que a alguien que odio le guste lo mismo que a mí. Qué quieren que les diga. Si un día Paris Hilton recomienda ver las pelis de Alfredo Landa me temo que tiraré mi amplia colección a la basura y lloraré en una esquina mientras me golpeo la cabeza con la pared a la vez que susurro aquello de "ya están aquí y vienen a por mí".

De tal suerte, no hay nada que me produzca más alegría (bueno, sí lo hay, pero no entremos en detalles) que comprobar que a la gente que aprecio le guste lo mismo que a mí -guau Latorre, esto no le pasa a nadie, qué original eres- . 

A pesar de que ya la conocía, tanto el maestro José Landi (que estrena un blog de gordito cuyo contenido ha sido fuertemente criticado tanto por la CNT como por la conferencia Episcopal) como la maravillosa Campanilla me la recomendaron. La comparto con vosotros sabiendo que, si os gusta, os molestará profundamente.



7 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

Está bien la canción, la definiría como dulce. Aunque acabo de tomarme uno, así que quizás esté influenciado.

A mí me gusta llevar la contraria a los amigos y estar de acuerdo con los enemigos. Así no me aburro con los primeros y dejo que se confíen los segundos.

Campanilla dijo...

Si si buena observacion señor latorre, como el libro de los gustos estan el blanco tentremos una amplia gama de gustos para elegir, si por pura casualidad gusta algo igual o parecido a personas conocidas... tendrá usted que tragar saliba y pellizcarse la barrigota para soportar dicha similitud. :P

Latorre dijo...

¡Quién fuera Peter PAn!

Anónimo dijo...

Latorre,¿ ese es el nota que se puso tan pesao pa hacerse una foto con nosotros pa enseñarsela a su piba; no??

Me imagino que la música la habrá escrito Jorge Drexler, por que Pau Donés se repite más que los mejillones en escabeche

Soy el Charpa

Anónimo dijo...

una delicia. una de mis habituales en el ipod y el itunes.

Maribel dijo...

soy maribel, besos a todos.

Obélix el enlazado dijo...

Joder, Latorre, he creido entender que me aprecias??? Qué estarás tramando?? Ya sabes que soy desconfiado. No vengas a joder el magnífico momento de odio, rechazo y bronca constante que tengo en el trabajo con blandenguerías. Ya sabemos que en el frenopático en el que vamos a buscar la nómina no cabe la palabra "aprecio". Lo de "maestro" también será una ironía cruel. Dar cera; pulir cera.