viernes, 26 de junio de 2009

NEVERLAND

Ayer un genio de la música nos dejó. Como genio que fue en vida tuvo sus momentos de lucidez, y sus momentos de decadencia, en concreto los últimos 15 - 20 años.

Todos tenemos en la retina su terrible película, sus casos de pederastia o el balanceo de un bebé, ¿su hijo?, en un balcón.

En cualquier caso, tenemos que agradecerle su música, su baile, sus videoclips, y, sobre todo, la inspiración que nos ha dado a los frikis: enjuto mojamuto, perro muchacho o la versión hindú de Thriller.



Gracias, blanquito, descansa en paz.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Migue se te olvida el testimoniooo, de la Hora Chanante, de Michael Jackson.

Me quito el sombrero, con mi mano en los testículos en su honor.

Nunca olvidaremos el moonwalker, pedazo de juego de NeoGeo que protagonizó, cumbre mayor del frikismo más absoluto.

Sigo siendo el Charpa, me comeré una copa danone en homenaje al tito Mike.

MIGUELÓN dijo...

Buen apunte señor charpante

Anónimo dijo...

Charpanteeeeeee

maribel dijo...

Totalmente de acuerdo... hombre, aquel testimonio de Michael Jackson de la hora chanante es increíble; cuando va a la tienda y lo quiere todo o cuando está con el crío en la casa jajaja q cabroness

Besos a todos!

maribel dijo...

Si no queda claro, quería decir totalmente de acuerdo con el post de Miguelón pq talento tenía el cabrón, pero luego degeneró...