sábado, 17 de octubre de 2009

Dos velas negras




Los dioses siempre me han parecido un poco cutres. Son como poderosos generales nazis con problemas de erección. Constantemente pendientes de un quítame allá esas pajas, son muy susceptibles a cualquier mirada o gesto de los humanos. Eso también lo heredó el dios de los cristianos que, además, tiene pinta de yonki.

Por eso me gustaron más los héroes. Humanos que se atreven a desafiar a los dioses y que les escupen su mediocridad a la cara, aún a sabiendas de que serán castigados. Ahí tenemos al cabrón de Prometeo, que les robó el fuego.

Uno de mis favoritos es Teseo. El pibe éste llegó
a un acuerdo con su padre, Egeo, rey de Atenas: "Me voy a Creta y mato al minotauro. Si todo va bien cambio las velas negras del barco por las blancas y así sabrás que tu hijo ha triunfado, pero si muero, mis compañeros dejarán las velas negras con las que parto".

Bueno pues el tío tiene los santos cojones de ir a Creta y cargarse al Minotauro (como muchos de los que no leen este blog, tenía cuerpo humano y cabeza de toro). Además consigue salir del laberinto en el que estaba la bestia prometiendo a Ariadna que sí, que vale, que le dé su hilo (cómo era esta gen
te para las metáforas) y que después se casa con ella. Una vez que ha salido del laberinto coge el barco y deja a la tía tirada en una isla a lo Barny Stinson.

Y podía haber llegado de nuevo a Atenas hecho un macho men. Pero, oh dolor, era un cutre y se olvidó cambiar las velas del barco. Su padre, que vio que volvían negras, se suicidó pensando que su hijo había muerto. Cada uno que saque la moraleja que quiera pero yo, por si acaso, siempre llevo velas de repuesto por si mato a alguna doncella y seduzco a un toro...

10 comentarios:

Killer Machine dijo...

Yo habria dibujado en las velas alguna señal de victoria con la sangre del minotauro...pero claro, eso es algo que no esta al alcance de todos

Maribel dijo...

pues parece q la moraleja es algo así como que hagamos lo que hagamos en esta vida, parece que siempre hay una justicia "divina" o algo así... parece q la vida nos devuelve los palos q vamos dando por ahí... no?

Me encanta este post, me encanta la mitología griega.

Besitos.

Latorre dijo...

Vale, killer, la tradición helenística a tomar por saco. Yo lo veo más bien como una prueba de que los humanos al final siempre son humanos, sujetos a sus cutreces, sus errores, sus enamoramientos y sus hipotecas.

MIGUELÓN dijo...

No veo porque el minotauro tiene que pagar los platos rotos.

Si el nene quiere demostrar algo a su padre que haga el pino puente, pero que al bicho lo deje en paz.

firmado:
partido antiminotaurino

Killer Machine dijo...

Joder, matar al minotauro, que tiene su miga, pa despues cagarla por el tema de las velas...eso no es. Si hacemos las cosas las hacemos bien. Si no quedate en casa jugando a la PS3.

MIGUELÓN dijo...

Buena sugerencia

TiNePaS dijo...

¿Se sabe algo si al final se comió el rabo del minotauro? ¿O si cocinó carne de minotauro en salsa?

Para mi significa que todos cometemos errores, incluso los que realizan grandes proezas, aunque sean simples detalles.

Errare humanum est

Fuerza y Honor

Latorre dijo...

Fortes Fortuna Iuvat!

Juanillo dijo...

Ya que nos ponemo con el Latin, pegaria algo en moro o un proverbio chino para darle un toque exotico al post

MIGUELÓN dijo...

¿el moro es el idioma que hablan los pinchos morunos? Es que no como carne y los de tofu hablan hebreo.