jueves, 24 de diciembre de 2009

El rey mago de Extremadura

Bueno, un año más y aún seguimos girando y girando. Hoy, como todos, es un buen día para cagarse en Dios. Pero no lo haremos, y exclamaremos eso de Meri Crismas, Manué.



2 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

Yo soy muy respetuoso con Dios y, por una vez en mi vida, coherente. Ni me cago en él ni le doy las gracias por nada. Si existe se ocupará de cosas más importantes, como proteger al papa y a los fémures de sus obispos.

Latorre dijo...

Que no exista no es una razón para maldecirlo. Es una invención del hombre tan cutre y tan mala, que representa mucho de lo malo que en él habita.

Es por eso que, lamentablemente, pese a mi ateísmo, me cago en Dios. Más que nada, por incordiar.