martes, 20 de mayo de 2008

Torturas


Una de esas cosas que tiene la vida son las torturas. Había una muy divertida en Holanda y Alemania, que se practicó sobre todo durante la Edad Media y Moderna.

Ahora que se habla tanto de la ley de igualdad, hay que recordar que esta tortura no se podía aplicar a las mujeres.

El castigo en sí consistía en atar firmemente al reo en un banco o en una cruz tras lo cual el verdugo procedía a triturarle todos los huesos y articulaciones. El objetivo era que las extremidades pudieran ser dobladas. Tras esto, el reo era colocado en una rueda de carro, de manera que los tobillos tocaran la cabeza, para lo cual las piernas debían dislocarse hacia arriba, poniéndose los brazos de manera que recorrieran todo el perímetro de la circunferencia. Tras esto, se enganchaba la rueda en un eje, y el detenido quedaba paralelo al suelo. La agonía del preso podía durar horas e incluso días.

Lo divertido era que el cuerpo era pasto de buitres y cuervos.

Technorati Tags:,
Generated By Technorati Tag Generator

2 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

ASí se inventó el blandiblú.

Andres G. Latorre dijo...

Eso es moco de elefante.