domingo, 1 de junio de 2008

Lista de la compra


Me he propuesto, de aquí en adelante, ser más soberbio, glotón, avaro, iracundo, perezoso y envidioso. No sé si podría asumir un séptimo.

En cuanto a las virtudes que me proponen, la templanza me estomaga, la generosidad me avergüenza, la diligencia me cansa, la paciencia me irrita, la caridad me apesta y la humildad me impide pagar las copas. De la séptima no sé si se puede escapar.

¿Quién me vende algo?

4 comentarios:

Miguelito dijo...

Pues yo te puedo vender unas cuñitas en la SER, en Dial Bahía o en Olé de la Frontera... lo que tú quieras, que lo mío es vender.


Ya en serio, nunca me había parado a escribir pero me encanta este blog, me confieso fervoroso seguidor en mi escaso tiempo libre, lástima que algunos dediquemos el blog a escribir chorradas pudiendo hacer algo tan bueno como esto. Desde Sevilla vaya mi sombrero al suelo por vuestro trabajo, amigos.
Un abrazo

Andres G. Latorre dijo...

Lo que más halaga de sus palabras es de quien provienen.

¡¡Gracias Migue!!

MIGUELÓN dijo...

Para celebrar el año, uno de los mejores post.

Muchos defectos nos hacen fuertes, muchas virtudes, débiles.

José M. García dijo...

Quiero un post polémico ya!