jueves, 23 de julio de 2009

¡CURRO!

Casi todos los que visitáis esta página recordaréis la Expo 92 de Sevilla, que trajo a esta ciudad el AVE, puentes, una ampliación de dársena, el robo de millones de pesetas y dos más que curiosos accidentes.

El primero de ellos, triste, el incendio del pabellón de los descubrimientos, principal atracción de la Expo.

El segundo, friki, el vuelco de un barco que casi le cuesta la vida a nuestro amado Curro...



No tiene precio los gritos de "cuidado con Curro". Mame Pinazo, la mujer que había tras el pájaro mascota, lo describe tal que así:
"En aquella experiencia, no todo fue color de rosa. Mame no ha olvidado, ni olvidará, el día que la Nao Victoria volcó y ella pensó: «me voy a morir». Aquel día se había vestido y desvestido de Curro varias veces y cuando ya estaba en su camarote y sabía que no saldría, el barco volcó. Mame tuvo que salir por un pequeño ventanuco por el que hubiera sido imposible hacerlo si se hubiera quedado con el disfraz de su mascota preferida."

6 comentarios:

DraGoNBaBy dijo...

que miedo!! pobrecita!!!!

Anónimo dijo...

jodeeeeer, que cosa más friki, Migue cada día estas peor.

Pon unos video de Ibracadabra que es lo que está de moda ahora. Y no al curro este que era más maricón que un palomo cojo.


¿¿El Charpa?? si soy yo

MIGUELÓN dijo...

El pico de curro daba mucho juego en el ambiente sevillano

Anónimo dijo...

Claro, Curro tenia carné de socio en el Arni...


Charpante

MIGUELÓN dijo...

Por lo menos era tridimensional, no como Cobi

Latorre dijo...

Curro fue procaz y narigudo, algo que no perdonan los sevillanos. Creo que podemos afirmar, sin riesgo a parecer exagerados, que Curro es el Jesucristo sevillano. Y no sólo por los colores de la cresta, sino sobre todo por su capacidad por inmolarse -y eso que él sabía que no resucitaría- para salvarnos del pecado expositorial.

(Por eso no puedo comentar antes de las 3 de la mañana)