miércoles, 10 de marzo de 2010

LEYENDAS CASPOSAS

Una de las leyendas urbanas qué más me ha impactado en mi vida, no por el efecto que la leyenda ha causado en mí, sino por el que causó en el que me la contó, fue la de "si te lavas mucho la cabeza con champú anti caspa te quedarás calvo".

Sí, como oís, corría aproximadamente el año 1998, época de COU y yo iba todas las tardes a mi añorada Arkham a jugar al magic, ¿estudiar?, eso es de cobardes, estudiando no tiene mérito aprobar.

En esta maravillosa tienda solía jugar conmigo un chaval que me soltaba lindezas como esa leyenda urbana que, normalmente, pasaban desapercibidas.

Años después, para mi sorpresa, en otra tienda friki gaditana, con Arkham ya cerrada, me volví a encontrar con este chaval, con el que conversé unos minutos. Obviamente la conversación careció de importancia, lo realmente importante fue lo que observé en lo alto de su molondro: una gran loncha de calvicie acompaña por una pequeña mata de pelos salpicada con millones de diminutas partículas casposas.

¿Paradójico? Más bien "guarro de cojones", diría yo.


Típico calvo casposo que cuenta falsas leyendas urbanas de las que es víctima

5 comentarios:

Marina dijo...

ahora mismo me debato, entre si me da más asco la foto o el texto...

MIGUELÓN dijo...

Es un debate interesante en el que podrían participar intelectuales como Mariñas o Carmele.

DraGoNBaBy dijo...

a ver si ya sale mi perfil..no sé por qué se cambia...

Latorre dijo...

Eso es como quien te dice que el rey le ayudó a cambiar una rueda o que asegura que unos amigos, después de una borrachera, secuestraron a un niño Down.

Al final acaba ayudándolos Gaspar Llamazares y tienen un niño que se parece a la infanta Elena.

MIGUELÓN dijo...

O aún peor, a su ex, el ilustrísimo Marichalar, ilustrísimo cocainómano, creador del colapso conocido como "Marichalazo".