viernes, 1 de octubre de 2010

Encuentros cucos

Me pasó anoche. Llegué sin hacer ruido a la cocina, de súbito encendí la luz. Allí apareció ella. Callada y molesta, la cucaracha me miró. Parecía decir: "No vale, no me has dado tiempo a esconderme". Así que, por un momento, con un sentimiento de justicia entomóloga que me aplastó, me volví hacia el frigorífico, bebí el zumo con parsimonia y, cuando me di la vuelta, ella ya no estaba. Y cada uno por nuestro lado, como dos barcos que se adivinan en el horizonte, dormimos en paz esa noche.

9 comentarios:

MIGUELÓN dijo...

Las cucas son seres superiores, cuando EEUU, Rusia y Corea del Norte acaben con la reza humana ellas camparán a sus anchas por el páramo que quede.

Por cierto, una palabra, CUCAL

Latorre dijo...

Algún día, y puede que ese día no llegue nunca, los insectos juzgarán a Cucal como los peperos al juez Garzón. Mientras tanto, que reciban su rociada como un regalo.

jesus dijo...

Sabes una cosa???, yo tb perdoné ayer la vida a un cortapicha.....

DraGoNBaBy dijo...

pero qué asco! yo a las cucas un pisotón casi sin problemas. Pero cuando se trata de una polilla de esas marrones que no paran de revolotear hacia tí...es como si me echaran a mí el cucal, me quedo bloqueada.

DraGoNBaBy dijo...

por cierto sr. latorre, cuánta inspiración kafkiana últimamente! cuánta empatía con tan amarronado ser...

Latorre dijo...

Mi pesebre está lleno de insectos. me siento un poco como Gregorio Samsa esperando la manzana...

Jesús, como se nota la paternidad, te estás volviendo un suave...

Como detesto a esa gente que acaba las frases con puntos suspensivos...

DraGoNBaBy dijo...

yo prefiero los puntos suspensivos antes que un suspenso puntual...

Latorre dijo...

JAjaja!

MIGUELÓN dijo...

Pues a mí suspender nunca me pareció mal... me ayudada a reafirmar mis conocimientos... no soy adicto a los puntos suspensivos... puedo dejarlo cuando quiera...

...de verdad...

... aghghg...